EL DIA DE MAÑANA de Ignacio Martinez de Pison - GRUPO A

21-10-2019 17:00 -18:30

IGNACIO MARTÍNEZ DE PISÓN (Zaragoza 1960)   

 Es el segundo hijo de un militar, con antepasados carlistas por parte de madre. Huérfano de padre desde los nueve años, vivió parte de su infancia en Logroño y el resto en Zaragoza, donde estudió con los jesuitas. Se licenció en Filología Hispánica en la Universidad de Zaragoza y en Filología Italiana en Barcelona, ciudad en la que reside desde 1982.

Especialmente inclinado por la novela y la narración corta, ha escrito también el guion cinematográfico para la adaptación al cine que hizo el director español Emilio Martínez Lázaro de Carreteras secundarias en 1997, por la que fue nominado a mejor guión adaptado. En 2003 el realizador francés Manuel Poirier volvió a llevar esta novela a la pantalla grande bajo el título de Caminos cruzados. Sus novelas han sido traducidas a una docena de idiomas. Ha hecho adaptaciones para el teatro (El filo de unos ojos), ha escrito el guión de Las trece rosas con Emilio Martínez Lázaro por el que fue candidato a mejor guión original para los premios Goya, y es coautor junto a Fernando Trueba del guión de Chico & Rita, película de animación dirigida por Fernando Trueba, Javier Mariscal y Tono Errando.

Ha escrito artículos de prensa en diversos periódicos y crítica literaria en los suplementos literarios de, entre otros diarios, ABC y El País. Desde principios de 2015 colabora regularmente en La Vanguardia.

De 2018 es la premiada adaptación televisiva de su novela El día de mañana, estrenada en Movistar Plus y dirigida por Mariano Barroso.

Obras:
La ternura del dragón (1984), novela
Alguien te observa en secreto (1985), cuentos
Antofagasta (1987)
Nuevo plano de la ciudad secreta (1992), novela
El fin de los buenos tiempos (1994), tres relatos o novelas cortas:
El tesoro de los hermanos Bravo (1996), novela
Carreteras secundarias(1996), novela
Foto de familia (1998), cuentos
El viaje americano (1998), novela
Una guerra africana (2000 y 2008), novela
María bonita (2001), novela
El tiempo de las mujeres (2003), novela
Enterrar a los muertos (2005), sobre José Robles Pazos, traductor de John Dos Passos, asesinado en 1936 por los servicios secretos soviéticos
Las palabras justas (2007), reportajes
Dientes de leche (2008), novela
Partes de guerra (2009), como antólogo de 35 relatos sobre la guerra civil española
Aeropuerto de Funchal (2009), antología de cuentos
El día de mañana (2011), novela
La buena reputación (2014), novela, Premio Nacional de Narrativa
Derecho natural (2017), novela
Filek: El estafador que engañó a Franco (2017), novela
El día de mañana. Premio Hislibris al mejor autor español 2011. Premio de la Crítica de narrativa castellana 2011. Finalista del Premio al Libro Europeo del Año 2011 de la Unión Europea. Premio Ciutat de Barcelona 2012.

La buena reputación Premio Nacional de Narrativa de 2015. 

EL DÍA DE MAÑANA

Si han visto trabajar alguna vez a un escultor con martillo y escoplo reconocerán en esos esfuerzos los que literariamente copia Pisón para describirnos a Justo Gil. Martillazos fuertes que rebanan la piedra de su personalidad dados por  una docena de narradores, familiares, amantes, compañeros, policías quienes perfilan a Justo Gil a través de sus recuerdos, sus tratos, sus decepciones. Poco a poco el verdadero rostro del protagonista surge de la piedra mostrándose como un grotesco aprovechado y estafador, un hijo displicente, un amante sin amor y al final un chivato que más que dar odio da lástima. Los años, los fraudes, los desengaños y finalmente la política irán lijando la escultura de su vida hasta que el lector se hace -mediante las narraciones de los demás- una idea real de qué y quién fue Justo Gil.

Fiel retrato de una época que permitía agigantarse a los mediocres simulando ser otros. “El día de mañana” es una novela de ambientes y de personajes. Más que la trama, el intento de ascenso social de un joven emigrante en la Barcelona de los años 60 interesa la visión del cruce de vidas en la ciudad que hasta que la novela concluye el 78 se forjó en la Transición. Imaginen un enorme fresco.

Sin embargo, Justo Gil resulta quizás el personaje más desdibujado, inaccesible en los retazos orales que componen su retrato. Es la gente que lo conoció la que intenta salvar su recuerdo y resulta difícil, por tanto, establecer una visión unitaria. Mucho más impactantes alcanzan a ser algunos personajes secundarios muy menores, por los que pasan la narración y el destino en tromba, sin dejarlos respirar. De hecho todos los personajes son juguetes rotos, apenas sin darse cuenta les han sustraído la vida; por ello, la visión de Justo –tierno hasta la enfermedad con su madre, delator- acaba sobreponiéndose a todos y es el único, en la conclusión, que construye templos de amor faraónicos. Eso y la visión final, curiosamente desde los ojos de un niño, del protagonista solo, desvalido ante un destino que acepta, como un héroe de tragedia clásica, lo redime. Y se comprende entonces que es el único que se salva.

Los personajes, cuya función parece ser exclusivamente la de informar acerca de Justo Gil, no son, sin embargo, tan sólo meros instrumentos, sino que aportan sus propias historias, que se introducen con naturalidad en sus relatos y ayudan a configurar un vasto tapiz social. El policía Mateo Moreno, el aspirante a periodista Manel Pérez, el activista clandestino Eliseu Ruiz, subversivos de salón como Marc Jordana o Chantal, el adolescente Noel León, mujeres de profunda entereza como Carme Román o Elvira Solé, así como otros personajes de no menor cuantía, componen un conjunto convincente de retratos bien pergeñados y desarrollados, de vidas verosímiles -la de Mateo Moreno, la de Eliseu Ruiz y Teresa, etc.-, mezclado todo ello con el relato peculiar de hechos históricos, como el encierro en Montserrat. Nos encontramos ante un escritor que sabe contar -sin adornos innecesarios, con nitidez y precisión- y que rehúye los planteamientos esquemáticos. No hay personajes buenos o malos, sin más, porque el espíritu humano es complejo y rechaza las clasificaciones simplistas; ni siquiera la abominable tarea como delator de Justo Gil oculta sus nobles sentimientos con respecto a su madre o a Carme Román.

Lugar: Topalekua

Uso de Cookies: Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.

ACEPTAR Más información