LA ESPERA - HA JIN

2019-11-18 05:00 -18:30

LA ESPERA. HA JIN (1956 Liaoning, China)

Doble nacionalidad chino-estadounidense. Utiliza el pseudónimo de Ha Jin. Ha conseguido premios de reconocido prestigio como el de la Academia Estadounidense de las Artes y las Ciencias en 2006, el Premio Faulkner en 2005 o el National Book Award en 1999, además de haber sido finalista en los Premios Pulitzer 2005.

Jin nació en 1956 en la provincia de Liaoning, pero se mudó cuando era niño cuando su padre, oficial del Ejército Rojo, fue enviado a una nueva provincia. Jin tenía diez años cuando Mao Zedong lanzó la Revolución Cultural, que cerró escuelas en todo el país y alistó a la juventud china en una campaña para erradicar la diversidad intelectual del panorama revolucionario. 

Estuvo reclutado durante años en el Ejército de Liberación Popular, estando presente en la Revolución cultural china de 1969, pero abandonó el ejército en 1979​. Jin vino a los Estados Unidos en 1985, con una visa de estudiante, para estudiar literatura estadounidense en la Universidad de Brandeis. Después de que su beca se agotó un año después, trabajó en trabajos de baja categoría, como vigilante nocturno, custodio y ayudante de camarero en un restaurante de Friendly. Después de un año y medio, su esposa Bian se unió a él en Estados Unidos. 

En Estados Unidos ha desarrollado toda su carrera profesional docente y artística, escribiendo poesía y novela. La mayor parte de sus relatos los ocupa su China natal, aunque escribe íntegramente en inglés.

Ha escrito también cuatro novelas: La Espera, que consiguió el National Book Award y el Premio Faulkner; En el estanque; Sombras del pasado; Despojos de Guerra, vencedora también en los Premio Faulkner y finalista del Pulitzer en 2005; y Una vida libre.

En septiembre de 2015 apareció una antología de relatos cortos, Una llegada inesperada y otros relatos siendo esta la primera vez que aparecían sus cuentos en castellano. Dicha antología, compuesta por trece relatos, proceden de tres de sus cuatro colecciones.

Actualmente imparte clases de lengua y literatura inglesas en la Universidad de Boston.

 

LA ESPERA

La espera, primera novela completa de Ha Jin, es la ganadora del Premio Nacional del Libro de Ficción de 1999 y el Premio PEN / Faulkner 2000, y finalista del Premio del Libro de Los Angeles Times. Difícilmente una historia de amor puede aún sorprendernos por su originalidad como ésta, en la que de inmediato nos seduce la odisea de dos seres inmersos en una conjura contra su felicidad.

En los años sesenta, en plena Revolución Cultural, un joven médico y oficial del ejército chino, Lin Kong, se ve atrapado en un matrimonio arreglado por su familia y que, pese a no hacerle feliz, sí satisface sus necesidades cotidianas. En el hospital donde trabaja, conoce un día a Manna Wu, una enfermera atractiva e inteligente. El amor que pronto surge entre ambos deberá enfrentarse a las tristes imposiciones de la burocracia comunista —que contempla los sentimientos como algo peligrosamente burgués—, pero también a las vacilaciones, miedos, errores y mezquindades de los propios interesados. En su pueblo natal, a Lin siempre le espera su esposa Shuyu, diabólicamente fiel, humilde, esforzada y apegada a la tradición. A lo largo de diecisiete años, cada verano Lin le pide el divorcio, y, para desesperación de Manna, siempre regresa al hospital sin obtener su libertad. Pero, tras esta larga espera, algo hace de pronto que las cosas cambien de un modo que nadie podía prever.

La espera no es una novela de amor. Puede parecerlo, pero no lo es. Se supone que para que una novela se considere “de amor” debe hablar de amor. ¿Qué ocurre, pues, cuando a medida que transcurre la historia el autor cuestiona, paulatina y sibilinamente, que el sentimiento que la sostiene sea el amor? Pues que el concepto “novela de amor” se desmorona.

Ha Jin, lleva una aparente historia de amor al extremo del romanticismo arrebatado (dos enamorados deben esperar dieciocho años para cumplir su sueño de casarse: ¿puede haber algo más romántico?) para, poco a poco, torpedearla de forma implacable. ¿Es amor lo que justifica la dilatada espera del doctor Lin y la enfermera Manna, o es más bien un deseo de aferrarse a lo más cómodo? Si eso no es amor, ¿qué es, entonces? Y yendo un poco más lejos: ¿existe el amor, o las personas se echan unas en brazos de otras porque no les queda más remedio?

La dulzura y serena modestia de la prosa de Jin oculta, sin embargo, una dura historia cargada de crueldad y cinismo. La trama se contextualiza en la China comunista de los años setenta y ochenta, pero podría estar ambientada en cualquier otra época y lugar, pues el egoísmo y las relaciones interesadas triunfan en todas partes. Lin es cualquier cosa menos un fogoso pretendiente: incapaz de divorciarse de la mujer con quien le obligaron a casarse, incapaz de ilusionar a Manna, incapaz de amar. Manna ha escogido a Lin, pero podría haber escogido a cualquier otro en función de su rango militar o posición social. A la ex mujer, educada según las arcaicas costumbres campesinas, todo le da igual. Es precisamente la falta de pasión, la apatía, la incapacidad de estallar cuando los acontecimientos lo exigen y la facilidad con que los personajes se amoldan a las circunstancias lo que los personajes terminan confundiendo con amor.

Lugar: Topalekua

Uso de Cookies: Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.

ACEPTAR Más información